Nuestro enemigo es la complacencia

Sólo los paracaidistas pueden hacer que el cielo sea seguro. Incluso si tenemos el mejor equipo, nos beneficiamos de un buen entrenamiento y saltamos en una DZ con las reglas de seguridad más estrictas, tenemos que asumir toda la responsabilidad de hacer que la seguridad sea una realidad