Cuando comprar tu material de paracaidismo

¿Has terminado tu curso AFF o estás en tus saltos de consolidación y lo único en lo que piensas es en comprarte tu equipo? Entonces has aterrizado en el post correcto. ¡Salta a la nube y léelo!

Es muy común que alumnos que apenas han terminado el curso, después de hacer su primer salto solo ya están ávidos de información acerca de cómo y qué equipo comprarse. Así que allá van ellos a buscar información en todas las webs de paracaidismo buscando su “proprio equipo”.

Y esta <necesidad> sólo va en aumento cuando empiezas a pagar los alquileres de los saltos.

Confía en tus instructores cuando te dicen ¡despacio! No es que no quieran verte saltando con un equipo personalizado con colores y diseño a medida con su casco y mono a juego. A todos nos encanta ver eso, pero todo a su debido tiempo.

¿Sabes cuantas personas compran equipos, campanas, monos de salto, casco, altímetro, etc… para luego darse cuenta de que realmente no lo necesitan? Normalmente porque no saltan tanto cuanto quisieran y no llegan a amortizar el coste de su material.

Hay tantísimas cosas que tener en cuenta al comprar un paracaídas…

Para empezar ¿sabías que los arneses pueden tener diferentes medidas? ¿Y porque eso importa? Imagínate comprarte un equipo que te queda grande y en caída libre se te salen los hombros aún con la banda de pecho bien ajustada y apretada. O pagar €4000 en un equipo usado que te queda apretado – y por supuesto  estas ventas son finales, no hay devolución  –  y no puedes encontrar las almohadillas. Te quedas “atrapado” intentando venderlo para recuperar el dinero.

Ahora las campanas, que este es un tema que requeriría un blog entero solo para hablar de ello. Confía en los paracaidistas más expertos y en tus instructores cuando te dicen que esperes para comprar una campana, además ¡no se agotan!

Los monos de salto son más de lo mismo. Sí, por supuesto que puedes hacerte con un mono chulo y no tener que usar uno de alumno… pero ¿todos tus aterrizajes lo haces de pie? ¿Vuelas rápido o lento? ¿Sabes a qué modalidad del paracaidismo quieres dedicarte? ¿Freefly, Belly? ¿Necesitarás gripes? ¿Booties?  ¿Gripes y booties? ¿Qué demonios son los booties?

Para cada mono hay un montón de características personalizadas que probablemente querrás o necesitarás, pero hasta que aprendas realmente a volar y a conocer tus límites, no sabrás cual elegir. Al principio, quizá la mejor elección sería comprar uno usado. Asimismo, lo mejor es pedir consejos a paracaidistas más expertos. Saber que tipo de mono te puede venir bien según tu experiencia y tipo de salto marca la diferencia en cómo vuelas. ¿Es demasiado grande? ¿Muy ajustado? Todo eso afectará tu tasa de caída, y si aún estás aprendiendo a volar, no estás en absoluto preparado para volar un traje que te sobre tela por todos los lados.

Yo misma con unos pocos saltos me compré un mono de túnel usado para saltar en paracaídas. Cabían dos chicas cómo yo dentro del traje. Cuando saltaba flotaba más que un globo. Nadie me cogía y yo no cogía a nadie. Resumen de la historia: lo tuve que vender y perdí dinero.

Otro tema es el casco. Algunos prefieren un casco full-face (que cubre la cara), pero como alumno en consolidación requieres llevar uno abierto. Los instructores tienen que ser capaces de verte, mirarte a los ojos y asegurase de que todo va bien todo el tiempo. Incluso cuando llega el momento y quieres comprar un casco, no hay dos iguales ni que se ajusten de la misma forma.

Debes tener en cuenta también la personalización de tus cosas, ni todo el mundo quiere comprar un equipo que lleve el nombre de otra persona y eso puede rebajar el valor del equipo si al final lo quieres vender.

Cuando compré mi primer paracaídas (hecho a medida) pedí que me bordaran el nombre “skygirl” en la solapa, pero al ser algo así “más genérico” tuve suerte y lo pude vender fácilmente a otra chica.

Tiempo al Tiempo

Cuando no dejamos que las cosas sucedan a su tiempo y queremos volar antes que andar, a menudo los resultados  no satisfactorios. Entonces te encuentras en una situación en la que tendrás que repetir todo otra vez. Quizá por no esperar o por no escuchar o por querer aprovechar una “oportunidad”, el resultado es el mismo: tendrás más trabajo y posiblemente pierdas dinero.

Eso paso cuando quieres comprar tu material antes del tiempo. La prisa puede hacer que te hagas con un equipo equivocado que no puedas utilizar o no hacerlo bien y tener que revenderlo todo y empezar de cero y no creo que este sea el camino que quieras seguir.

No tengas prisa, se paciente, pide información y al final ¡estarás contento con tu nuevo equipo!

Cuando dejes de ser un paracaidista en consolidación y logres el Título A, quizá puedas hacerte con un nuevo altímetro o casco, tal vez un mono básico, pero por lo general, no se recomienda comprar un paracaídas hasta que tengas al menos entre 70-100 saltos. No vale la pena.

De todas formas, tomate tu tiempo pollito… cuando llegue el momento de comprar todas estas cosas, habla con un instructor, de preferencia con el que más haya volado contigo y está más familiarizado con tus habilidades. Ellos podrán orientarte mejor que comprar y ofrecerte sugerencias… Mientras eso no ocurre ¡ve ahorrando!

¿Con cuántos saltos comprasteis vuestros primeros accesorios o equipo de salto? ¿Desde vuestra experiencia fue una buena decisión? ¡Cuéntanoslo en los comentarios! Y si te ha gustado este post, no olvides compartir!

¿Te ha gustado este post? Compártelo en tus redes 💙

No dejes que los posts pasen volando ¡suscríbete! y recíbelos en tu email:

Espacio Publicitario

Si quires que tu marca salga aquí ponte en contacto conmigo ;)

Lo +visto

Quiero saber +sobre:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *