Paracaidistas Anónimos

blog_de_paracaidismo_vivir_en_las_nubes (2)Este texto me ha llevado a una buena reflexión acerca de cómo se concilia la “vida real” con la “vida en el paracaidismo”. Desde la perspectiva de una persona “normal” cuya vida no gira completamente al rededor del paracaidismo, me hizo preguntarme donde está el equilibrio entre ambas, cuando necesitas “elegir” (o no) entre saltar y todo lo demás…

Por: Andrew Goodfellow

Después de una semana de trabajo, muchas veces agotador y sin motivación, un fin de semana de paracaidismo es la vía de escape. Es ahí donde vamos a encontrar la emoción y la aventura que quizá nos haya faltado el resto de los días laborales ¡es momento de saltar! Es nuestra oportunidad para estar con amigos que comparten nuestra pasión y escapar de lo cotidiano mientras vivimos y disfrutamos de la vida según nuestros propios términos.

Pero al final de cada fin de semana de grandes aventuras saltando está otro lunes esperándonos pronto por la mañana para volver a la “realidad”. Y así vamos viviendo una vida entre dos mundos tan sumamente diferentes, y esa dualidad puede llegar a ser, en algunos casos, un problema.

Amigos juntos en la dropzone

paracaidistas_zona_de_saltosEl paracaidismo es mucho más que el acto físico de cada salto. Es emocionante, desafiante, gratificante y, a veces, increíblemente satisfactorio. También trae un sentido de comunidad, lugar y propósito a la vida de muchos de nosotros. Los lazos creados en ese momento son fuertes y el tiempo que pasamos con los amigos en la búsqueda mutua del placer puede ser tan rico y vital como cualquier otra experiencia humana. Por eso es por lo que saltamos.

Pero no todo el mundo tiene algo igualmente gratificante o excitante esperando por ellos en casa: hay muchas personas que dedican una parte sustancial de su tiempo, energía y recursos en estos dos días “sagrados” para hacer lo que aman. En muchos sentidos, es como una droga.

Y las comparaciones son obvias:

  • Es caro
  • Es emocionante y embriagador
  • Es bastante adictivo
  • Te entra el bajón cuando no puedes saltar
  • No siempre es socialmente aceptable (a veces incluso prohibido por amigos / seres queridos)
  • Puede eventualmente tener efectos negativos en otras partes de tu vida (relaciones, finanzas, etc.)
  • Puede consumir tu mente y pensamientos incluso cuando no estás saltando
  • Puede llegar a gobernar tu vida: reestructuras tu tiempo libre, trabajo, recursos económicos para saltar más y mejorar tu rendimiento.

¿Qué pasa entonces con nuestras vidas? Es difícil explicar las inundaciones de dopamina y las oleadas de endorfinas desencadenadas durante el transcurso de un fin de semana en el cielo. Y a medida que se avanza en el paracaidismo hacia disciplinas más exigentes que requieren un mayor enfoque y dedicación, todo lo demás puede parecer y ser relativamente aburrido y sin inspiración.

paracaidistas_anonimos
Fotomontaje de Luis Manuel García

Pero no hay grupos de apoyo para nosotros, unos pocos locos. No hay reuniones para asistir con mantras para repetir en voz alta en solidaridad sobria. Nos dejaron a nuestra propia suerte – aburrido y soñando despierto con nuestro próximo salto. Esta dualidad no funciona bien. Al menos no conmigo. He tenido un tiempo muy difícil de adaptarse a una vida dividida entre dos mundos completamente separados y diametralmente opuestos – uno de hedonismo y emoción, y el otro de trabajo penoso y  sin motivación.

Volando con amigos

Para mí, estos dos caminos ya no podrían ser puenteados. He tenido que elegir. Y siempre he sido un hedonista mucho más talentoso que una rata de oficina, así que mi elección fue bastante clara. Por supuesto, no todo el mundo está en condiciones de “liberar” completamente. Algunos tienen cónyuges, hijos, hipotecas, suscripciones a revistas, prácticas de pádel, y varios otros enredos con los que lidiar.

Estos tipos de responsabilidad siempre me han aterrorizado. Pero estoy muy interesado en saber de ti, ya que tal vez hay algo que he perdido en mi búsqueda del equilibrio.

¿Cómo es que tú, el lector, que presumo vive en cierta medida en ambos mundos a la vez, es capaz de reconciliarlos? ¿Qué sacrificios debes hacer? ¿Cómo divides tu tiempo entre el cielo (los amigos, las fiestas, barbacoas, viajes, etc…) y el llamado “mundo real”? Te invito a compartir tus pensamientos y opiniones personales a cerca de este tema.


Fuente: dropzone.com – Skydiver’s Anonymous  Traducción y Adaptación. Paulinha


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s