Hacer Frente al Miedo

portada_miedo_paracaidismo_blog_vivir_en_las_nubesEl paracaidismo es de los deportes llamados “peligrosos”. Sin embargo, muchos de nosotros nos lanzamos a ello precisamente para tener ese encuentro personal de desafío con el miedo. En nuestra primera etapa como paracaidistas, cuando empezamos en el deporte, nuestro desafío mayor es contra nosotros mismos y nuestros instintos naturales de supervivencia.

Antes de saber cómo superar el miedo, primero debemos tratar de comprenderlo mejor: sus causas y efectos. Si lo abordamos con la actitud correcta, se puede emplear este sentimiento para conseguir resultados positivos.

El miedo se tiende a sentir de tres formas diferentes y vamos a referirnos a ello en diferentes niveles:

Nivel 1: las mariposas
Anticipación /emoción (agradable)

Nivel 2: luchar o volar
Aprensión / agitación nerviosa (desafiante)

Nivel 3: congelado
Terror / ataques de pánico (debilitante)

NIVEL UNO: LAS MARIPOSAS

Todos hemos conocido a personas que dicen no sentir miedo al saltar. Esta percepción no es del todo correcta. Lo que probablemente quieren decir es que ellos solo experimentan el nivel 1 de miedo. Para que los simples mortales alcancen este nivel, basta con subirse a una gran montaña rusa o ver películas de miedo.

Este nivel inferior se logra debido a la relativa seguridad del entorno y la certeza de un resultado con final feliz. Nos quedamos sentados y disfrutamos de la emoción del viaje.

¡Sentir el miedo y hacerlo de todos modos! – Gary Wainwright

NIVEL DOS: LUCHA O VUELO

Claramente, el paracaidismo es una situación muy diferente. La velocidad y el ruido crean un ambiente mucho más hostil y, además de eso, ahora tenemos que participar activamente en nuestro propio resultado.

La naturaleza extrema del paracaidismo arrojará a la mayoría de la gente al miedo de nivel dos. Este es el nivel en el que nos concentramos, ya que es en este nivel donde podemos modificar nuestro comportamiento para acercarnos más al nivel uno.

NIVEL TRES: CONGELADO

El nivel tres pertenece principalmente a aquellos que están demasiados asustados para pensar en saltar de un avión en perfecto estado.

Un pequeño número de personas que van a practicar paracaidismo experimentan el miedo a este nivel. Se quedan completamente paralizados en la puerta. Si estás en este punto, sigue leyendo: este artículo podría serte útil.

Hacer amigos en el deporte te ayudará a compartir tus miedos y superarlos. – Rob Lloyd

perder_el_miedo_al_saltar_del_avion_paracaidismo_paracaidistas_blog_de_paracaidismo_vivir_en_las_nubesPELEA O VUELA

¿Cuáles son las implicaciones de estar en modo ‘luchar o huir’? La lucha o el vuelo nos golpean en el nivel más profundo. Es nuestro instinto primordial para la supervivencia física básica. Como tal, tiene un profundo efecto en la química de nuestro cerebro, nuestras capacidades sensoriales y nuestra percepción.

A medida que aumenta nuestro ritmo cardíaco, bombeando adrenalina y noradrenalina alrededor de nuestros sistemas, lo sentimos en todas partes. Nadie es inmune a este efecto. Cómo lo manejamos determina nuestras reacciones.

Desarrollar una actitud mental fuerte es esencial cuando se trata de contrarrestar los poderosos mecanismos de defensa del cuerpo. Las acciones instintivas no siempre están a nuestro favor. Es irónico que las cosas que nuestros cuerpos harán para mantenernos a salvo y son precisamente esas cosas que pueden comprometer nuestra seguridad en el paracaidismo.

Para anular nuestros instintos, debemos concentrarnos en las estrategias mentales y aprender a utilizar este estado cerebral alterado de manera positiva.

El efecto físico de ‘luchar o huir’ hace que nuestros cuerpos hagan todo lo posible para distraernos de las acciones correctas. A medida que el corazón bombea con más fuerza, nuestra respiración también cambia. Tenemos respiraciones rápidas y superficiales, o incluso aguantamos la respiración por completo. Esto crea tensión y un alto nivel de preparación para la acción cuando, de hecho, necesitamos relajarnos más en el aire.

RESPIRACIÓN CONTROLADA

Se ha comprobado que los patrones de respiración controlados y regulares alivian el dolor, la tensión y estrés en muchas situaciones. La forma en que respiramos es la clave para la relajación física y emocional. Ese conflicto interno entre los instintos naturales de supervivencia del cuerpo y la acción correcta y segura está muy presente.

POSICION FETAL

Otro efecto físico, a menudo pasado por alto, que puede causar problemas con las salidas y la posición del cuerpo en caída libre es la posición fetal. Una vez más, ese instinto de supervivencia parece estar trabajando en contra de nosotros.

La posición fetal es una posición natural que adoptamos en momentos de gran peligro o estrés para la auto preservación. Esta postura fuertemente curvada sirve para proteger la cabeza y los genitales, las dos áreas más vulnerables y vitales para la existencia. Desafortunadamente, también es completamente opuesta a la posición de distribución estable que necesitamos. Escuchamos que “caderas hacia abajo, cabeza arriba” es la forma correcta de caer y nuestra ventaja es la pelvis (suponiendo que es el vuelo del vientre). No es de extrañar que todas estas contradicciones puedan ser abrumadoras.

RESULTADO PROYECTADO

Volvamos al ejemplo de la película de terror por un momento: sabemos que no es real y con toda razón no podemos esperar consecuencias al verlo. Pero la vida real es menos predecible.

Ir al supermercado local, como muchas otras actividades cotidianas, puede tener resultados trágicos. Es triste que los medios, la familia y los amigos solo centren su atención en un solo aspecto de nuestro deporte; la realidad es que es más probable que tengamos un accidente fatal de camino a la zona de salto que saltando.

El pensamiento temeroso se basa en la proyección del resultado potencial de los eventos. ¿Quién nos puede culpar si, en momentos de descuido, nuestras mentes se aferran automáticamente al resultado potencial menos probable de un salto en caída libre?

Cuando este pensamiento se combina con nuestra necesidad primordial de supervivencia, creamos un círculo vicioso.

En lugar de pensar en lo que podría pasar, deberías concentrarte en lo que quieres que suceda.

PENSARLO

Es una buena idea abordar los síntomas físicos primero.

Las técnicas aprendidas y usadas aquí están involucradas en la preparación mental. Se recomienda la práctica regular de cualquiera de los ejercicios establecidos de “respiración controlada”, como la meditación o la auto hipnosis; estos ejercicios te harán consciente de tu propio patrón de respiración “relajado”.

Si sientes que tu respiración cambia cuando estás de camino a la altura, puedes ‘recordar’ que debes respirar adecuadamente. Esto debería permitirte estar más relajado físicamente y poder enfocarte claramente en tu salto.

Salir del avión es uno de los momentos de más alta intensidad;  las frecuencias cardíacas llegan a ser de 200 latidos por minuto. Cuando realmente gritas la cuenta de salida (fuera, dentro, fuera) Al salir, rompes la tensión del pecho forzando una exhalación.

La consecuencia natural, por supuesto, es inhalar; esto te pone en un buen patrón de respiración justo al comienzo de tu salto.

PREPARACIÓN MENTAL

Al usar conscientemente nuestras mentes para regular nuestra respiración, podemos cambiar cómo nos sentimos. Podemos llevar eso adelante y aplicar la misma técnica a la forma en que pensamos. Comúnmente se dice que el 75% de un salto tiene lugar en el suelo.

La preparación mental es crucial para todos los niveles de experiencia, pero es especialmente importante para el novato que aún se enfrenta al “miedo”. La repetición de secuencias de eventos y / o acciones desarrolla la memoria muscular y te familiariza conscientemente con la claves para manejar la situación.

Esto, en sí mismo, ayudará a eliminar parte de la tensión, pero también es una oportunidad para practicar las estrategias de relajación. Desarrolle la conciencia de tu respiración y estado de relajación en el paracaidismo en esta etapa temprana y será más fácil en el aire.

En lugar de pensar en lo que podría pasar, deberías concentrarte en lo que quieres que suceda. Recuerde, tienes el control total de tu salto; todo lo que hagas en el aire tendrá un efecto.

El trabajo en tierra y el  tiempo en el avión deben ser gastados con una actitud totalmente consciente para tu relajación física y tu preparación mental. Si dejas que tu mente divague, invariablemente irá hacia esa área de proyección inquietante.

USA TU MIEDO

No muchas personas abordan los efectos beneficiosos del miedo, pero lo haremos aquí, ya que es otra forma de combatir su impacto sobre nosotros.

Mientras te mantengas al tanto de los peligros, no serás víctima de accidentes evitables. Ten miedo, pero deja que te motive a la acción positiva. Si estás preocupado por algún aspecto del equipo o del salto, habla con alguien, tranquilízate y concédete una cosa menos de la que preocuparte. Sobre todo, usa tu miedo para que practiques esos simulacros de emergencia.

Después de todo, el único momento en el que realmente necesitarás tener miedo es si no tienes una buena campana sobre tu cabeza después de abrir. Este es el momento en que esos molestos instintos de supervivencia que nos estaban dando problemas antes de regresar a nuestro favor; ¡Mientras sepas dónde está la clave, las usarás instintivamente!

EN RESUMEN

Para resumir, acepta el hecho de que el paracaidismo es peligroso y que sentirás miedo en algún momento.

Reconócelo  y abrázalo.

Deja que te ayude a mantenerte seguro sin dejar que interfiera con tu disfrute en este excitante deporte. No siempre será tan aterrador, ya que con la experiencia viene la familiaridad.

Con cada salto, integrarás aún más esta forma ‘altamente consciente’ de pensar en tus pensamientos y acciones inconscientes, y aquí está la bonificación: cuando aprendes a manejar el nivel de miedo que el paracaidismo puede inducir, lo llevarás a cabo toda tu vida.


Autor: Neil J Biscoe – Coping with fear | Traducción y Adapación: Paulinha 

 


5 respuestas a “Hacer Frente al Miedo

  1. Soy aficionado al paracaidismo aki en Perú ay poca actividad de este deporte me gustaría pertenecer a su escuela k ay k hacer para ser miembro gracias

    Me gusta

  2. No estoy de acuerdo en llamar al paracaidismo un deporte “peligroso”, si lo es de ALTO RIESGO, pero el peligro se minimiza a través del entrenamiento adecuado, el equipo indicado y los instructores y líderes de las zonas de salto idóneos, dicho lo anterior es claro que peligroso es el vivir a diario, y nuestro deporte por el contrario hace que seamos más conscientes del verdadero peligro.

    Me gusta

    1. Hola Oscar ¡gracias por tus comentarios! Realmente peligroso es un sinónimo de riesgo, y como bien dices, a través de un buen entrenamiento, seguir las normas de seguridad, respetar los limites el deporte se hace seguro, pero para mí, sigue habiendo riesgo o peligro, ya que eso es algo intrínseco en la naturaleza del paracaidismo o de cualquier deporte de riesgo. Pero, sí, vivir a diario seguro es más peligroso 😉 ¡Nos vemos en el cielo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s