Volar en el Túnel de Viento

volar_tunel_de_viento_madridSi estás en una época en la que buscas vivir experiencias emocionantes, es probable que hayas pensado en practicar paracaidismo. El crecimiento y destaque de este deporte de aventura ha hecho que este tipo de ocio esté cada vez más presente en la “lista de cosas que hacer antes de morir” y casi siempre, es uno de los primeros de la lista sobre todo para los adictos a la adrenalina.

Pero para muchos otros, la idea de lanzarse desde un avión en marcha a 4000 metros del suelo se convierte en algo desalentador por no decir pavoroso. Afortunadamente, hoy en día se puede hacer paracaidismo indoor y sentir la emoción de volar desde la tranquilidad de estar a máximo 2-3 metros del suelo en todo momento.

Vamos hablar sobre  las cuestiones a cerca del paracaidismo indoor y las diferencias con el paracaidismo “real”.

Caminando en el aire

El paracaidismo indoor funciona creando un ambiente mágico donde puedes “flotar” bajo un ventilador gigantesco que hay en la base del túnel. El ventilador impulsa el aire a través del túnel de viento vertical, lo que produce una poderosa fuerza de elevación. La velocidad del viento puede llegar a más de 200 km/h. Cuando entras en el túnel por primera vez, tendrás un instructor para guiarte y ayudar a realizar los movimientos mientras la fuerza del aire empuja tu cuerpo y levantas del suelo. La experiencia es similar a la emoción de la caída libre pero con la seguridad de estar en un ambiente controlado.

Orígenes del vuelo en túnel

Los túneles verticales de viento fueron diseñados por primera vez para la investigación aerodinámica. Se usaban para probar palas de helicópteros, paracaídas y patrones de giro de aviones modelo para mejorar las técnicas de pilotaje. En 1964, la NASA utilizaba un túnel de viento vertical en la Base de la Fuerza Aérea  Wright-Patterson para probar los paracaídas que iban a ser llevados en el Programa Espacial Apolo.  Casualmente, la gente empezó a darse cuenta que los túneles les presentaba una buena oportunidad de diversión, y Jack Tiffany se convirtió en la primera persona en volar en un túnel.

primeros_tuneles_de_vientoSin embargo, el paracaidismo de interior no despegó realmente como una empresa comercial hasta pasadas una década por lo menos. En 1978 en Montreal, Canadá Aerodium Technologies construyó por encargo el primer túnel de viento vertical para el vuelo humano. La experiencia resultó muy atractiva y se popularizo. Los visitantes pagaban $3 para alquilar el traje de vuelo especial  y $4 por minuto de vuelo en el recinto abierto de Aerodium. La columna de aire estaba rodeada de relleno para amortiguar las caídas, golpes y raspones que pudieran producirse al estar accidentalmente cerca del ventilador.

Por suerte, hoy en día, los avances en la tecnología aerodinámica han permitido mejorar considerablemente las características de vuelo y seguridad de los túneles, dotándoles de paredes cerradas, por lo que no hay peligro se salir volando ¡literalmente! En 2005, se introdujo en las cámaras de vuelo modernas que recirculan el aire, un sistema de control de temperatura. El espacio total disponible para volar varía en función del fabricante. Eso sí, todos los túneles actuales tienen más de 4 metros de diámetro, ya que este es el tamaño mínimo requerido para la mayoría de disciplinas deportivas del paracaidismo. En la actualidad, hay más de 100 túneles de viento vertical abiertos al público y más en desarrollo.

En España, tenemos concretamente 4 túneles abiertos al público: 3 en Madrid y 1 en Cataluña. Siendo el túnel MadridFly el más grande de Europa.

¿Es seguro el paracaidismo indoor?

Volar en un túnel de viento es una experiencia controlada y segura. Durante tu experiencia, estarás flotando a unos 4-5 metros del suelo como máximo. Empezarás a flotar lentamente a baja altura para que puedas disfrutar de la sensación única de volar.

Siempre habrá un instructor contigo en la cámara de vuelo para guiar tus movimientos y ayudarte si es necesario. Para que veas lo seguro que es, en el caso de un corte de energía, la velocidad del viento baja despacito para que no te caigas al suelo.

El paracaidismo también es un deporte seguro, no obstante, por su naturaleza, tiene intrínseco un componente de riesgo mayor. El túnel de viento proporciona una capa adicional de tranquilidad, ya que muchas de las variables son controlables. No hay necesidad de preocuparse por un fallo en el equipo o una emergencia, o ráfagas de viento que hagan tener un aterrizaje complicado. Estarás en un ambiente controlado con instructores cualificados donde pocas cosas pueden no salir bien.

¿Por qué practicar paracaidismo indoor en lugar de hacer “realmente” paracaidismo?

Si siempre has querido saltar en paracaídas pero no nunca has tenido el valor de hacerlo, volar primero en el túnel puede ser un “ensayo” tranquilizador. Podrás saber que siente al estar flotando y como controlar tu cuerpo en caída libre, aumentando así la seguridad en ti mismo que necesitas para hacer un “salto real”. ¡Sigue este camino y podrás tachar de tu lista de cosas que hacer el volar y saltar! Así que, ya no tienes excusa 😉

Aprender a volar

El paracaidismo de interior también es una excelente herramienta de entrenamiento para los paracaidistas profesionales, e incluso para las brigadas militares de paracaidismo. Deportistas de todo el mundo utilizan los túneles de viento para entrenar sus saltos reales. Pueden practicar diferentes maniobras en la cámara de vuelo sin el coste y el tiempo que conlleva hacer lo mismo saltando de un avión – todo lo que tienen que hacer es reservar tiempo en un túnel.

La amplia disponibilidad de instalaciones de paracaidismo indoor ha llevado incluso al desarrollo del vuelo en túnel como nuevo deporte. Diferentes deportistas y equipos – que muchas veces ni son paracaidistas- entrenan en los túneles y son capaces de realizar increíbles proezas acrobáticas, tanto en estilo libre como en formación.

Diversión para todos

Finalmente, el paracaidismo de interior es una buena opción para aquellos que por diferentes motivos no pueden practicar paracaidismo “real”, como los niños pequeños, que seguro desean también sentir la emoción de volar. La edad mínima para volar en el túnel está entre los 3-4 años, por lo que es una actividad apta para casi todo el mundo.

El paracaidismo indoor es una forma segura y emocionante de probar el vuelo humano. Y para los seguidores del blog, podéis hacer vuestra reserva con un 15% de descuento en MadridFly usando el código promocional vivirenlasnubes. Elige alguno de los paquetes de vuelo para fun flyers aquí, introduce el código en el carrito y ¡a volar!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s